¿Cómo puedo ayudar a  los adultos mayores con problemas de audición?

¿Convives con una persona mayor que sufre pérdida de audición? ¿Te gustaría mejorar la comunicación y ayudarle en su día a día? ¿O eres de los que evita hablar para no tener que repetir las cosas una y otra vez? No te inquietes, te daremos algunos consejos para mejorar su relación y mantener una comunicación eficaz.

Quizás te suene más el termino presbicia o vista cansada que el de presbiacusia. El término presbiacusia hace referencia a la pérdida de audición relacionada con la edad, y proviene del griego presbys (viejo) y akousis (audición). Se caracteriza por una disminución de la audición y del entendimiento del habla en ambiente ruidoso, un procesamiento central lento de la información acústica, así como dificultad para la localización de la fuente sonora. La pérdida de audición y la comunicación deficiente en las personas mayores predisponen al aislamiento social, a la depresión y al deterioro cognitivo.

Además del propio envejecimiento, la presbiacusia está influenciada por el efecto de factores genéticos, ambientales (exposición crónica a ruido, toma de medicamentos, tabaco, alcohol, dietas…) e incluso factores socioeconómicos. Incluso algunas enfermedades crónicas como diabetes, enfermedad cardiovascular, enfermedades renales, entre otras, pueden predisponer a la pérdida de audición.

Te puede interesar: ¿Cómo saber si tengo las defensas bajas?

La base del tratamiento son los audífonos, algo de lo que nuestros mayores habitualmente no quieren ni oír hablar y con frecuencia dicen: “total, para lo que hay que oír”,“si yo me arreglo”.Por este motivo, se adapten o no a los audífonos, puedes tomar las siguientes medidas para ayudarlos:

  • La comunicación necesita ser bidireccional. Hablaremos siempre cara a cara, de manera clara y sin apresurarnos. Nos aseguraremos que nuestro interlocutor ha recibido el mensaje. Insistiremos en que nos confirmen si han entendido el mensaje y que no tenga ningún reparo en indicarnos repetirlo total o parcialmente.
  • El procesamiento central del habla también disminuye con la edad y cuando el habla está distorsionada puede haber aún más problemas de inteligibilidad (ambiente ruidoso, salas con mucha reverberación, habla en altavoces). Es recomendable optimizar el ambiente de escucha y apagar la radio y la televisión, así como hablar pausadamente.
  • La luz también es importante, dado que parte de nuestro mensaje va ligado a emociones que expresamos con la cara o con las manos: procuraremos una buena iluminación mientras hablamos.
  • Hay algunos dispositivos que pueden facilitar el día a día de los pacientes con déficit auditivo. Hay avisadores visuales o vibratorios para timbres, despertadores o alarmas. Emiten una vibración y una luz de aviso aunque no se pueda oír el sonido. También hay amplificadores del sonido para teléfonos fijos o incluso avisadores con luz. Los auriculares para la televisión es otra opción que permite disfrutar de la programación al volumen requerido (y sin molestar a los vecinos).
  • Intentaremos reducir la progresión de la pérdida de audición mediante la prevención, sobre todo si somos cuidadores. Evitaremos la exposición a ambiente ruidoso, así como los medicamentos ototóxicos. Entre los medicamentos más utilizados y con potencial ototóxico se encuentran la aspirina, el ibuprofeno, los antibióticos del grupo aminoglucósidos y los diuréticos de asa. La prevención también incluye mantener un estilo de vida saludable, suspender el tabaco y el alcohol y tratar la hipertensión, la diabetes y otras enfermedades crónicas que pueden acelerar el envejecimiento.

Fuente: Blog de la salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctanos